Operadoras y fabricantes se ponen de acuerdo para una especificación de Linux para teléfonos móviles

Cuatro grandes fabricantes de móviles junto a dos operadoras globales de telefonía se han unido en una fundación para crear una plataforma estándar de Linux para teléfonos móviles. Las dos operadoras implicadas son la británica Vodafone y la japonesa NTT DoCoMo, mientras que los cuatro fabricantes son Motorola, NEC, Panasonic y Samsung.

No es la primera vez que se intenta crear una plataforma estándar de Linux para telefonía móvil; la misma OSDL (Open Source Development Labs) ha presentado anteriormente su Mobile Linux Initiative, y MontaVista (desarrollador de soluciones software de Linux embebido que ha facilitado sistemas Linux a numerosos fabricantes de dispositivos móviles) también lanzó su Mobilinux. Los últimos intentos han venido por parte de Palm, ahora propiedad de la firma nipona Access, la cual en el proceso de migración de su sistema operativo propietario ha creado una auténtica plataforma estandarizable, y esta misma semana se ha presentado la plataforma estandarizada de la start-up a la Mobile.

La intención de estos seis gigantes de la telefonía móvil es la de crear una entidad independiente y abierta a la entrada de otras empresas. Su objetivo, más que crear una distribución concreta de Linux, parece ser el de establecer unos estándares que deben seguir los sistemas Linux para telefonía móvil, una arquitectura y definir una serie de API's y herramientas que permitan a fabricantes y operadoras implementar dichos diseños a partir de un software concreto. En la especificación parece ser que se podrá integrar software libre con software propietario.

Otro objetivo del grupo es impedir la fragmentación de Linux, siguiendo una línea que ya se planteó en su momento para los sistemas de sobremesa y servidores del pingüino al existir un peligro real (incluso admitido por la misma comunidad de desarrolladores de Linux) de que las apuestas de las diferentes distribuciones por un conjunto de programas o librerías llevasen a un conjunto de diversos sabores de Linux incompatibles entre ellos. Se trata, a fin de cuentas, de evitar que pase lo mismo que antaño le sucedió a Unix.

Los miembros fundadores de la organización (que por el momento carece de nombre) se han comprometido a lanzar la primera especificación, mientras la fundación creada trabaja en su propia promoción para adherir a nuevos miembros.

Los fundadores ya disponen de experiencia en el mundo Linux: Motorola posee una amplia gama de teléfonos basada en el sistema operativo del pingüino, NTT DoCoMo trabaja con móviles Linux desde el 2003, NEC, Panasonic y Samsung han hecho sus pinitos, y Vodafone -al haber trabajado con estos fabricantes- ya tiene cierta experiencia. De esta última operadora sorprende el hecho que sea partner de Microsoft en algunos países.